viernes, 25 de noviembre de 2011

Requerimientos del cultivo


            La palma de aceite es un cultivo tropical, tanto en su origen como en su expansión y desarrollo a lo largo de siglos, su mejor adaptación se encuentra en la franja ecuatorial, entre 15 grados de latitud norte y sur, donde las condiciones ambientales son más estables.


            Las características de las zonas en las cuales la palma alcanza niveles altos de producción siempre coinciden con altas temperaturas ambientales, adecuado suministro de agua, suficiente luz y radiación solar. Es deseable que tales condiciones sean estables a lo largo del año y de todo el proceso productivo.
            Hartley, ha demostrado que el crecimiento de las palmas jóvenes se inhibe por completo a 15 grados centígrados, y que el crecimiento a 25 grados centígrados es 7 veces más rápido que a 20 grados y 3 veces más rápido que a 17.5 grados centígrados. Hartley, estima que una temperatura media mensual de 28 grados centígrados resulta óptima para la palma.
            Según, PARAMANANTHAN. 2003. La temperatura media anual apta para palma de aceite puede oscilar entre 25 y 29 grados centígrados.
            La altura sobre el nivel del mar en la que se desarrolla óptimamente oscila entre 0 a 500 metros.


            Un adecuado suministro de agua es de vital importancia para el crecimiento, desarrollo y producción de la palma de aceite, desde que se germina la semilla, hasta que se cosecha el ultimo racimo al finalizar la vida productiva de la planta.
            En términos generales, se ha establecido que los requerimientos de agua en el cultivo de palma de aceite oscilan entre 1800 y 2200 milímetros bien distribuidos a lo largo del año. Ello implica que mensualmente se debería disponer por lo menos de 150 milímetros o 50 milímetros de lluvia cada diez días.

La disponibilidad de humedad para las palmas depende básicamente de los siguientes factores:

·         Distribución de las lluvias.
·         Textura del suelo.
·         Profundidad efectiva del suelo.
·         Porosidad total del suelo.
·         Temperatura y evaporación.
·         Cobertura vegetal.
·         Topografía (Pendiente. Apta: 0 – 4%, Ligera: 4 – 12 %, Modera: 12 – 23%).
·         Frecuencia y cantidad de riego.



            La palma de aceite es una planta amante de la luz (heliófita), a la sombra su crecimiento se reduce y el tronco y las hojas tienden a estirarse o Etiolarse. Y se disminuye su producción.
            La duración de la insolación es un factor importante, en la producción de la palma de aceite, necesita unas 1500 horas de sol bien distribuidas durante el año para asegurar una buena maduración de los racimos (Surre & Ziller. 1963). La intensidad de la radiación solar influye directamente en el proceso de fotosíntesis.



Los suelos francos a franco a franco arcillosos; sueltos, profundos, bien drenados y de origen aluvial o volcánicos, son los más deseables para el cultivo de palma de aceite

Tabla 1. Clase de aptitud según propiedades del suelo
Clase de Aptitud
Unidades
Apta
Moderada
Marginal
No Apta
Limitación
Ninguna
Ligera
Moderada
Severa
Muy Severa
Condiciones físicas
Textura
-
FAn, F, FL
FAc, FAcL, AcAn
FAcAn, AcL, AcAn
AcL, Ac, Turba
An, Ac, Grava
Profundidad efectiva
cm
> 100
75-100
50-75
25-50
< 25
Espesor capa orgánica
cm
-
0-50
50-200
200-300
> 300
Condiciones químicas
CIC efectiva
cmol kg-1
> 24
16-24
< 16
-
-
Sat. De bases en horizonte A
%
> 50
35-50
<35
-
-
C orgánico en Horizonte A
%
1,5-2
> 2,5
-
-
-
Salinidad a 50 cm de profundidad
dS m-1
0-1
1-2
2-3
3-4
> 4
Fuente: Paramanantham, 2003.

Tabla 2. Implicaciones de las limitaciones en la aptitud de las tierras I

Limitación
Implicación (fuente de sobrecostos)
Suelo superficial
Poca reserva de nutrientes.
Poco volumen de raíces.
Mayor costo de preparación y fertilización.
Suelo muy arenoso
Poca reserva de nutrientes.
Mayor frecuencia de fertilización.
Poca retención de agua.
Suelo muy arcilloso
Mayores costos de drenaje.
Mayores costos de labranza.
Riesgos de enfermedades.
Bajo contenido de nutrientes
Mayores costos de fertilización.

Tabla 3. Implicaciones de las limitaciones en la aptitud de las tierras II

Limitación
Implicación (fuente de sobrecostos)
Pendiente alta
Mayores costos de siembra.
Mayores costos de cosecha.
Mayor costo de mantenimiento general.
Déficit de agua
Mayores costos por riego.
Exceso de precipitación
Mayores costos de drenaje.
Limitaciones para la fertilización.
Limitaciones para operaciones de campo.
Riesgo de enfermedades.
Baja radiación.


Tolera suelos moderadamente ácidos (5,5-6,5), aunque éstos en general presentan deficiencias de elementos nutritivos tales como nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio y boro, que obligan a un manejo adecuado de la fertilización  e imponen la aplicación de enmiendas. Cuando hay una alta acidez en el subsuelo se limita la profundización de las raíces y ocasiona susceptibilidad en las plantas a períodos prolongados de déficit hídrico.

Los suelos óptimos son los de textura franco-arcillosa. En los suelos ligeros, de textura arenosa a franco-arenosa, se presentan problemas de lavado y lixiviación de nutrientes, por lo que su consistencia es insuficiente para el soporte de la planta. Los suelos pesados, de textura arcillosa, presentan limitaciones para su manejo, por la dificultad para drenarlos y por la facilidad con la que se compactan.

Por tanto, los suelos óptimos para el cultivo de la palma africana, son suelos profundos con buen drenaje, de textura ligeramente arcillosa, con buen contenido en materia orgánica, topografía de plana a ligeramente ondulada con pendientes inferiores al 2% y con un nivel de fertilidad de medio a alto.

Es necesario evitar la formación de horizontes excesivamente coherentes, ya que el sistema radical es sensible a dicho fenómeno. Por tanto, la palma africana se desarrolla de forma adecuada en  medios porosos, con suficiente capacidad de saturación de humedad, que permitan, además de un buen desarrollo radical, soportar cortos períodos de sequía, sin disminuir su producción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada